Los ETFs y el Mercado financiero
10 abril, 2020
Factor Investing en la era del Big Data
6 mayo, 2020

COVID-19, Redes Comerciales y Carteras de Inversión

Coronavirus economic impact concept image

Ideas principales en este artículo:

  • Se puede predecir en el medio plazo la rentabilidad de las acciones de las empresas que están conectadas mediante relaciones comerciales cliente-proveedor.
  • Presentamos una estrategia basada en «momentum» que genera un retorno anormal (no explicable por factores de riesgo) del 18.6% en términos anuales en el período 1980-2004. 

La extensión de la pandemia COVID-19 ha obligado a múltiples gobiernos a parar de manera forzada la actividad productiva de sus economías. No obstante, algunas industrias se han visto más afectadas que otras. Por ejemplo, aquellas industrias asociadas con la concentración de personas están prácticamente paralizadas (hostelería, turismo, eventos culturales). Mientras tanto, industrias de productos y servicios esenciales no han reducido su actividad, sino que incluso han experimentado un incremento en su demanda. Pese a ello, existen múltiples tensiones por la paralización de las redes de distribución y aprovisionamiento.

¿Cuáles pueden ser las implicaciones de este parón económico “asimétrico” para los mercados financieros? ¿Existen oportunidades de rentabilidad que pueda aprovechar un inversor? Lauren Cohen y Andrea Frazzini, en un artículo publicado en Journal of Finance en 2008, mostraron empíricamente que se puede predecir en el medio plazo la rentabilidad de las acciones de las empresas que están conectadas mediante relaciones comerciales cliente-proveedor.[1]

Su estudio se puede ilustrar mediante el siguiente ejemplo real que presentan los autores, e ilustrado en la figura inferior. En 2001, Coastcast era un productor líder de fabricación de palos de golf. Durante varios años su mayor cliente había sido la empresa Callaway, empresa vendedora de material de golf a nivel minorista. En junio de 2001 las perspectivas sobre los beneficios de Callaway se rebajaron y el precio de su acción cayó un 30% en el plazo de dos días. Por entonces, Callaway representaba el 50% de la facturación de Coastcast. Sin embargo, el precio de su acción no reaccionó de manera tan rápida. Ni siquiera aparecieron noticias sobre las implicaciones de la reducción del beneficio de Callaway para el beneficio de Coastcast. El precio de la acción de Coastcast tardó aproximadamente 2 meses en ajustarse a la nueva situación de Callaway. Una venta en corto de Coastcast en junio de 2001 hubiera generado un 20% de rentabilidad en dos meses.

Para demostrar la generalidad de este tipo de patrones, los investigadores utilizan la obligación que tienen las empresas cotizadas en EE.UU. de proveer información sobre los clientes que generen más del 10% de facturación. Con estos datos, se puede construir una cartera “momentum” que utiliza como referencia la rentabilidad previa de las acciones de empresas que son clientes relevantes para una empresa. Esta estrategia, por un lado, compra acciones de empresas cuyos clientes hayan tenido una alta rentabilidad relativa en el pasado reciente. A su vez, la estrategia vende en corto acciones de empresas cuyos clientes hayan tenido una baja rentabilidad relativa en el pasado reciente.

Esta estrategia implementada con un rebalanceo mensual genera un retorno anormal (no explicable por factores de riesgo) del 18.6% en términos anuales en el período 1980-2004. La figura inferior ilustra precisamente esa lentitud en la propagación de la información dentro de las relaciones proveedor-cliente. La línea con cuadrados representa los retornos medios de los clientes antes y después de la formación de la cartera. La línea con rombos representa el retorno de la cartera que elige las acciones en función de la rentabilidad previa de sus clientes más relevantes. El precio de la acción de empresas proveedoras tarda 8 meses en ajustar su precio a la situación de los clientes. Por tanto, los podemos predecir el retorno de esas empresas y obtener rentabilidad.

En definitiva, el mercado bursátil tarda tiempo en asimilar y propagar la información que ocurre en las relaciones clientes-proveedores. Estos resultados tienen implicaciones sobre el comportamiento del inversor y la eficiencia de mercados financieros. Los resultados son sorprendentes, una vez que la existencia de un cliente relevante es información pública, es decir, disponible en principio para todos los inversores.

Una interpretación es que los inversores no prestan atención a las relaciones cliente-proveedor cuando en su cartera tienen acciones con una rentabilidad “extraordinaria”. A su vez, la rentabilidad extrema puede reducir la atención que los inversores pueden dedicar para analizar otras empresas. Por tanto, hay información pública relevante que los inversores no asimilan o ignoran de manera sistemática. Los resultados implican que un inversor con un buen conocimiento de las relaciones input-output entre empresas puede obtener una rentabilidad atractiva si se comporta de manera estratégica. En la situación actual, de parón económico extremo, este tipo de información puede ser muy valiosa.

Pese a la evidencia empírica sobre la rentabilidad de la estrategia, siempre debemos tomar este tipo de resultado con precaución. Si una estrategia genera una rentabilidad histórica desmesurada primero deberíamos entender si existe un riesgo subyacente que explique esa rentabilidad, además de los costes de transacción asociados. Por un lado, Cohen y Frazzini atribuyen sus resultados a un comportamiento “irracional” de los inversores que ignoran información relevante. Por otro lado, hay otros estudios que muestran que las empresas con más concentración en sus clientes están más expuestas a riesgos sectoriales, lo que explica su mayor rentabilidad.[2] Ambas explicaciones no son del todo excluyentes, ya que la estrategia de Cohen y Frazzini se basa en explotar el “timing” en la generación de información y su difusión entre empresas a lo largo del tiempo.


Referencias:


Contacto:

  • Para cualquier tema relacionado con este artículo: insights@noaxglobal.com
  • Para consultas sobre el fondo de inversión NOAX GLOBAL: info@noaxglobal.com.

¿Te ha gustado el artículo? 

Suscríbete a nuestro newsletter pulsando AQUÍ!

Pin It on Pinterest

Share This